Lifestyle 512

XCORE para ponerte en forma

Puede que seas del tipo de personas que no pueden dejar pasar un día sin ir al gimnasio. De los que dicen “cuanto más vas, más te enganchas y al final no lo puedes dejar, te lo pide el cuerpo”. Puede que seas una persona muy deportista, que adora estar en forma y que realmente está enganchada al fitness. O puede que seas como yo. He probado de todo: spinning, body combat, body pump, entrenamiento con máquinas de cardio y también con mancuernas. Pero nada me ha convencido. Hay clases grupales, como la de zumba, que me han parecido divertidas. Pero me sigue resultando más divertido tumbarme en el sofá a ver una serie o leer un libro. Y ése es el problema.

No voy a decir que el X-Core me haya conquistado, porque no sería cierto, pero sí que es un ejercicio no muy complicado (ni duro), con el que he visto resultados en mi cuerpo sin tener que ir todos los días al gimnasio ni ser demasiado sacrificado. Consiste en una clase grupal, con música actual, en la que, como suele ocurrir, tienes que imitar los movimientos del monitor o monitora. La clave está en que se usa un elemento clave, el que da su nombre a la disciplina.

Se trata de un cilindro hueco de metal, que en su interior contiene arena. Como la de la playa. Al realizar los movimientos (que van desde subir y bajar los brazos de una determinada manera a giros de torso y rodillazos), el x-core se mueve contigo, y la arena va oscilando. Esto permite que ejercites no sólo tu resistencia (todos los ejercicios se hacen seguidos, sin parar), sino también tu equilibrio. ¿Resultados? Se pierde grasa en todo el cuerpo y, además, tonificas el tren inferior, el superior y la difícil zona abdominal. No los verás de un día para otro, pero con practicarlo un par de veces por semana, empezarás a notar cómo se afina tu figura.

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

Imágenes | Robeysgym